728 x 90



  • Cartas a una extraña

    Mercedes Pinto Maldonado


    Eriginal Books recomienda

    Berta regresa de Londres a la casa familiar en Madrid adonde nunca deseó volver, para poder hacerse cargo de la herencia de su madre Alberta, una mujer oscura y controladora que convirtió su infancia en un infierno.

    Alberta es un personaje que rememora a la madrastra de Cenicienta o a la de Blanca Nieves.  Es tan exageradamente malvada, tan proclive a las normas, y sobre todo con una falta de amor sin parangón,  que la autora corría el riesgo de dibujar a un personaje acartonado en blanco y negro. Pero el resultado es más que convincente,  Alberta despierta una extraña sensación de malas vibraciones, una suerte de frío e incomodidad.

    Mientras los abogados arreglan los papeles de la herencia, Berta encuentra en cada rincón  de la casa  una interrogante. Uno de los descubrimientos son unas cartas que llevan años escondidas, esperando a que alguien las lea, y Berta lo hace. Estas cartas desvelarán muchos secretos de su familia,  por los que su vida y la de otros peligrarán. Decide contratar a  un investigador, Alfonso,  que indagará en hechos que mantendrán al lector en tensión.

    Esas cartas permiten tener un acercamiento a Saúl, su sensibilidad, comprender sus motivaciones y sobre todo, entender su empeño en seguir nadando contracorriente, a pesar de todos los elementos en contra, de su destino y del amor que sobrevivió después de tanto naufragio.

    Hace muchos años y por los constantes avances de la tecnología, se ha perdido la costumbre de escribir a mano, de mantener correspondencia epistolar. Las cartas que lee Berta, a lo largo de la historia recuerdan las cartas que nuestras abuelas podían haber escrito en el siglo pasado. Algo que se puede seguir atesorando, a pesar del tiempo. 

    El carácter de Berta conmueve y también el de Alfonso.  Son seres a los que se les ha permitido vivir, y cuyas armas han sido el valor y el arrojo que les permitió abrirse camino, para poder seguir adelante. Dicho de otro modo, son personajes creíbles en su entorno y con las circunstancias en las que les tocó moverse, en algún caso contadas directamente y en otros, intuidas a través de lo que que la autora nos deja ver.

    A ratos puede traer a la memoria una película muy antigua de Joan Crawford y Betty Davis, ¿Qué fue de Baby Jane?, donde los personajes están bastante desquiciados y al mismo tiempo nos hace dudar de: ¿hasta qué punto los demás estamos cuerdos?

    Una novela compleja e intimista que aúna una extraña historia de amor, que se aleja de la simplicidad de la novela rosa, y una intriga que se va desvelando en pequeñas dosis, para mantener el interés del lector.